viernes, 30 de enero de 2015

¿Por qué seguir dedicándole tiempo a la filosofía?

A pesar de que los filósofos intentan siempre salirse de su marco teórico, histórico, cultural para lograr un entendimiento mayor del mundo de alguna forma es imposible desprenderse por completo de estos. Conforme el tiempo avanza se van descubriendo y refutando teorías sobre la naturaleza del hombre, sobre cómo funciona su cuerpo, su mente etc. La evolución o cambio de estos marcos nos permite mirar con otros ojos, así se pueden ir complementando o refutando las teorías y planteamientos hechos con anterioridad. Así que no importa que se diga por ahí que ya todo se ha dicho, se ha pensado y se ha formulado, habrá cosas que podamos refutar o explicar de modo distinto de manera que complemente más y más el entendimiento del mundo y de nuestra propia existencia. Así que con el paso de las generaciones crece la esperanza de ir complementando la concepción de “la verdad”.
Por lo pronto yo pienso estudiar esa carrera en mi retiro. Sí, hasta mi retiro. La podría estudiar ahora pero sinceramente siento que cuando uno es joven los imperativos de la especie – como crecer y reproducirse- afectan en cierta medida nuestros pensamientos. Hay una fuerza interior –débil y dominable- que nos impulsa a realizar cosas que quizá no sean auténticos deseos nuestros y eso –creo yo- puede nublar un poco la visión.

Así que ya para cuando esos imperativos no vivan y visión se encuentre menos nublada le dedicaré los últimos años de mi vida al ejercicio completo y disciplinado del pensamiento. 

miércoles, 28 de enero de 2015

Kafka en la Orilla - Novela de Haruki Murakami



Comencé a leer este libro porque en la portada tiene un gato enorme. Me llaman la atención los gatos, mucho. En ese aspecto el rol del gato de modo genérico fue enteramente satisfecho en la obra. Es decir disfruté el rol que los gatos desempeñan en la historia. Mi primera preocupación había sido esta al escoger el libro para su lectura, y si no me hubiese parecido la forma en la que los gatos entraban en la historia hubiera botado el libro.








A decir verdad el libro en un principio me pareció bastante aburrido. La historia oscila en muchos escenarios que  parecen ser de gran importancia y por la mitad simplemente nunca se hace referencia a ellos. Pareciera que se los pudo haber ahorrado. Como siempre el final y las hipótesis sin concluir me fastidian pero eso solo será causa de no volver a leer a Murakami, si es que este es su estilo. Es el primer libro que leo de él y no me pareció una obra “MARAVILLOSA” pero que va! Yo no soy escritor ni mucho menos. Así que yo que voy a saber de formas, estructuras y contenidos solo me quedo con lo que me hace sentir y lo que me haga pensar.
No sé de aspectos técnicos como tales, solo sé –o me pareció- que es bastante fluido. Como dije, es más bien en el contenido de la historia que al principio resulta un tanto tedioso es como si pasaran muchas cosas pero ninguna te atrapa, como si fuera el inicio de muchas grandes historias pero solo una toma cauce y aun así en lugar de engrandecerse simplemente va flaqueando. No voy a decir que en algún momento la historia no tome cierto misterio y además tiene uno ganas de seguir pasando las hojas rápidamente para saber qué es lo que va a ocurrir enseguida. Hubo cierto momento en la historia que simplemente no podía dejar el libro y leía sin parar hasta que mi vida cotidiana y las tareas que debo realizar me lo impidieran. Para la mitad del libro definitivamente estaba atrapada en la historia, eso se disfruta bastante. El autor incluye sorpresas que son enteramente agradecidas radican principalmente en las historias de los personajes, su pasado o su presente pero que hacen levantar las cejas y no quedarse impávido leyendo. Se agradece.
La redacción aunque fluida no me satisfizo del todo, en paralelo estoy leyendo a Benedetti y (sé que no debería compararlos) pero quiero hacer énfasis en que las diferencias se notan. No me quedo con mal sabor de boca, el libro en general me pareció bueno; sabía sin embargo por la forma en que la historia se construye y se va desenvolviendo que el final me iba a decepcionar enteramente, y así fue. Pero como dije antes al ya esperarlo no me dejó un mal sabor de boca.
Algo que definitivamente me disgustó y no sabría decir muy bien por qué, es la inclusión de la tragedia griega de Edipo en la novela. Digo no es que tenga algo en  contra de los griegos. Me molesta por el papel que jugó en la historia. A primera vista me parece un mero pretexto, es decir se toma el argumento principal de Edipo y se le pegan como papel lustre arrugado y con Resistol los personajes y eventos de “Kafka en la Orilla”. Así me parece la historia de Murakami.  Realmente utilizar ese argumento como detonador de la historia me resulta incómodo. Podría incluso dejarlo pasar sin reclamo, si en la misma historia de Murakami no se hiciera mención al hecho y se utilizaran recursos literarios para expresarlos de manera novedosa, pero se menciona sosamente. Se cuenta la tragedia griega de Edipo y no se hacen paralelismos –que habiendo tantos recursos literarios para el mismo no se utilizan- si no simplemente se despliega la total imitación del argumento. No sabría si eso es un logro, una innovación o como lo tomaría el mundo experto y crítico literario, a mí me resultó incómodo y un poco decepcionante en lo particular.  


Algo que me deja Murakami sin dudarlo es un aspecto de la naturaleza humana que me viene dando vueltas en la cabeza desde hace tiempo: la necesidad de la muerte ante hechos que nos hacen sentir incómodos, sucios, incompletos, incorrectos, imperfectos…Se vislumbra cuando [spoiler alert] el personaje principal piensa en el suicidio  después de haber hecho “aquello que no quería”, de lo que estuvo huyendo y que a pesar de todo lo definía.  Este libro y la película “Mapa a las estrellas” me ha dado una percepción muy distinta de las personas que piensan en el suicidio o que acaso logran cometerlo. No sé si en algún punto me atreva a escribirlo. Pero ni la cobardía ni la valentía les quedan como calificativos.  

martes, 27 de enero de 2015

Libros o Personas...

"Todos los libros le hablan al lector y todas las historias son sobre el lector"

¿Cómo puedes leer tantos libros al mismo tiempo?... 

Para mí los libros son como las personas uno no habla con una sola persona y hasta que termine de contarte toda su vida la deja de escuchar o no la vuelve a ver en su vida (existen excepciones supongo). Vemos a nuestros amigos con cierta regularidad que nos cuentan lo que ha pasado hasta ese entonces en su vida, además de que generalmente alguna de sus historias se queda a la mitad porque sigue ocurriendo. Así, cada vez que lo vemos nos va contando el desenlace de esta. Es igual con los libros; cada libro es una “persona” diferente, cada uno cuenta una historia. Así que si puedo tener varios amigos que cada que los veo me cuentan su historia o me la actualizan sin “perderme” o tener que decirles: “a ver cuéntamela toda de nuevo”  puedo seguir varias historias o pensamientos “al mismo tiempo”.
Para mí los libros, más bien las historias de los libros poseen personalidad propia, vaya incluso hasta colores propios. Así cuando leo algo de un mismo libro todo se me presenta en el mismo color, en las mismas tonalidades o con los mismos “efectos”.
Por ejemplo cuando leo “La tregua” de Mario Benedetti todo lo que pasa o se narra en mi cabeza toma colores sepia, naranjas, cafés, rojos tenues. Y cuando cambio de libro a “Kafka en la orilla” de Murakami por ejemplo, los colores son más vivos, resaltan los verdes y azules. Así que es fácil seguir las historias aunque  entre ellas existan pausas e intercambios. Como si viera a dos amigos diferentes en la misma semana: visten diferente, se escuchan diferente, hablan de cosas distintas etc. Así me pasa con los libros y no hay ni siquiera por que confundir los contenidos.
Había dejado ya de lado el leer. De verdad sin darme cuenta pase por un episodio bastante obscuro en mi vida. De devorar libros por semana deje de leer por completo. Deje de escribir, deje de pintar. Salvo cuando escribía de vez en cuando en el Blog –que normalmente era simple desahogo- es impresionante como puede uno sumergirse en aguas obscuras y acostumbrarse a flotar y un día despiertas y dices: “¿Que hago aquí?” y simplemente nadas a la orilla. Me alegra haber “despertado”.

Ahora regreso a leer 4 o 5 libros al mismo tiempo y terminarlos en 2 semanas. Pensando “a quien tengo ganas de ver hoy”.  Había olvidado lo mucho que me gustaba y le tenía cierto despecho a la lectura, más ahora que leer se ha vuelto un cliché. Pero, sin duda he recuperado el gusto.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Ya no es sólo Ayotzinapa...hay que entenderlo

Hoy por fin tuve tiempo de hacer lo que mas me gusta: pensar.

Venía pensando en todo este bombardeo de los últimos días en el caso de Ayotzinapa. veo por un lado como se siguen utilizando estos trucos para desvalorizar un movimiento, veo también como hay gente que pide la renuncia del presidente, también gente que cree que los normalistas ejecutados se "lo merecían". Otros más marchan, otros tantos se enojan por las marchas. Me parece que todos tienen y no razón.


Hay dos puntos de vista en este caso que no deben desestimarse. Si bien existen quienes alegan que los normalistas solo eran estudiantes y el gobierno va por ahí matando estudiantes arbitrariamente (cosa que no creo sea cierto) y por esto piden la renuncia de solo el presidente, también hay quienes piensan que exageran en pedir justicia y pedir que el presidente renuncie cuando sabemos que eso no solucionará nada. Yo soy una de las que cree que no porque EPN renuncie mañana, se acabará la impunidad en el país.  Estos dos puntos de vista están en completa oposición. Unos marchan pidiendo la renuncia y los otros se rehúsan a pedirla por que no le ven el caso.

Yo me puse a pensar que es lo correcto, quien exagera y quien se está pasando de listo. En realidad es mas simple de lo que parece hay una cosa que se debe de entender , asimilar y si es posible explicárselas a los demás.

Mas allá de las etiquetas de "buenos" y "malos", "estudiantes" o "delincuentes", mas allá de las instituciones: el PRI, el PRD, Morena, AMLO, EPN, los nomalistas, la PGR etc...más allá incluso de las responsabilidades, el acto en sí mismo es alarmante. Me explico.

A estas alturas da igual que los normalistas hayan o no hayan sido estudiantes modelos o siquiera buenos estudiantes. Es más, incluso si fueran delincuentes es preocupante y alarmante que en este país se pueda uno cualquiera -o cualesquiera- "deshacerse" (por decir lo menos)  de PERSONAS a diestra y siniestra, enterrarlos por ahí y que pasen años sin que a NADIE le importe o le moleste. Esta impunidad es HORRORIZANTE.  Ustedes creen que cuando a estas personitas impunes se les acaben los "delincuentes" a desaparecer, van a parar? Van a decir "ay ya dejemos de matar"  lamentablemente no, si usted cree eso déjeme decirle que es un reverendo imbécil, con todo respeto.

Y entonces ya en algún punto nos terminaremos exterminando entre nosotros, ¡Qué bonito! Una sociedad que se muestre indiferente  a los homicidios está destinada a extinguirse. Horroroso.

Por otro lado en el caso de la renuncia del Pdte: si bien este tiene responsabilidades a nivel político, administrativo, de derecho etc sabemos que las  mas de 50,000 de los últimos años no son directamente su responsabilidad (aunque también vienen en el paquete de querer gobernar ESTE país). Así mismo comparte esta responsabilidad con las instituciones federales y sus representantes.

El que renuncie mañana, como ya lo externé anteriormente, no significa que la impunidad se va con él, que las matanzas terminan en automático o que siquiera algo va a cambiar...Sin embargo también es de asustarse la respuesta del gobierno mexicano (pdte e instituciones) ante las exigencias de justicia e información del caso. Es increíble e inaceptable la indiferencia y el "VALEMADRISMO"  que ha mostrado el gobierno mexicano  ante estos casos y ante la exigencia  de la población.

A un gobierno que no le indigne PARA NADA (ni uno solo de los representantes) estos homicidios, saber que la sociedad está hasta el cogote de tanta porquería es de temerse, es de enojarse y es preocupante. Vaya! que ni siquiera disimule es creo hasta peor.

De igual manera para nosotros los ciudadanos, para los que marchan y para los que no, para los que pagan impuestos y trabajan, para los que  no se meten en "problemas" debería de ser intolerable. Deberíamos de estar horrorizados o por lo menos inconformes porque deberíamos saber que no esta bien andar matando por ahí con tal violencia a diestra y siniestra y salir sin un rasguño. Sabemos que algo no está bien o que sería peligrosa esa indiferencia hacia los homicidios por parte del que debe garantizarte seguridad y otros derechos. Aquí no hay, o no debería haber ya matices, son dos actos que no dependen ya del contexto o de las circunstancias. (en este caso ya no debería)

Creo que en este aspecto todos concordamos. Habrá que encontrar un camino para no dejar pasar esto con indiferencia puesto que es intolerable. Un camino ya dejando fuera incluso los partidos, las instituciones, los representantes, los carroñeros del poder, las etiquetas, los intereses particulares simplemente tocando el lado humano así nada más; no podemos estar indiferentes...NADIE.  
 



martes, 22 de julio de 2014

Los viajes en el viaje de la vida: 1) El metro

Personas desconocidas invadiendo el espacio vital.
Alientos, espaldas y bolsos encontrados, encarados.
"I wanna  be bad sometimees" de Randall Brenneman
Suena en el fondo de tus oídos, solo para ti.
Vagón de mujeres. Perfumes, geles, pisotones de tacón.
"Good girls always be politee"
Desconocidos brindan la mano a una chica a la que la marea de gente, a pesar de querer librarse de este infierno, no la deja escapar.
El mounstruo naranja esta a punto de tomar un bocado. Ruge.
Abre la boca, se llena hasta el hartazgo y aunque algunas boronas salen volando mantiene la mayoría en su boca.
Cierra, abre. Abre, cierra chilla de placer. Cierra, abre...
Cierra y emprende la marcha.
"Arraigo es el secreto del yoga, si no dominan el arraigo con manos y pies  y se conectan al suelo estan haciendo mal la yoga"
Me arraigo, cruzo mis manos en posición para guardar el equilibrio.
No hay de donde asirse, debes confiar en tu propio equilibrio en tu propio cuerpo y en que tu mente no perderá de vista el "arraigo". 

Cambia la canción. Gente va, gente viene. Entran, salen, unos te miran otros evaden la mirada. 

Debes abrirte paso con tus propias fuerzas, abrir los ojos y mantener el equilibrio. Estar atenta a lo que es tuyo para que nadie alargue la mano y decida que ya no te pertenece.

Decisiones todo el tiempo. Peleas y discusiones. Arraigo. Una eterna batalla no por sobrevivir, si no por llegar a tiempo a casa. 

No leo poesía

No leo poesía. Sin embargo mi tren de pensamiento pocas veces hace uso de la prosa. Normalmente todo rima. Rimas por todos lados, ritmo al hablar, al caminar y en el resonar del pensamiento. Parece que mucho de esto se desata por culpa de la música. Del disfrutar la música. De venir en modo zombie en estos eternos traslados donde el único aire fresco que se obtiene se cuela por el pensamiento. El único aire fresco que en realidad es imaginario. 

Bueno el punto es que ayer  alguien en clase leyó varios fragmentos de poemas "folklóricos", citadinos... De barrio antiguo, muy parecido al cuadro diario de mi recorrido en esta ciudad -o así lo quiero ver yo-, hermosa ciudad. No pude sino volver a pensar en verso y no en prosa, como antes. 

Gusto de la analogía y la metáfora pero me da pereza entenderlas en la poesía. Tal vez sea envidia a los fantásticos poetas o simplemente antipatía. Dicen q a veces vemos en otros lo "malo" porq es un mero reflejo. 
Es impresionante como un estímulo aparentemente minúsculo funciona de avalancha en mi cabeza. Lo agradezco. Aun así tal vez nunca lea poesía ni la escriba, es el mero ritmo el que aplico.

Vestigios de un romance acribillado


"Yo te amaba" piensa Acinom mientras quema el ultimo vestigio.
-¿Qué quemas Acinom?-
Una explicación...que nuca me pidió.